Todo Piscinas

Elemento químico del grupo de los halógenos, como el flúor, el bromo, el iodo y el astato. Descubierto en 1774, y su nombre le viene de una palabra griega que significa verda, por su color. Se suele encontrar en forma de gas formando moléculas divalentes de cloro (Cl2). Se puede transformar en líquido por lo que se suele transportar en estado líquido mediante botellas presurizadas. También se puede encontrar en grandes cantidades de forma compuesta en la naturaleza formando parte de la sal común o cloruro sódico (NaCl).

El cloro es un desinfectante eficaz y económico para el tratamiento y potabilización de aguas, tanto como gas disolviéndolo en el agua o hipoclorito sódico, hipoclorito cálcico o derivados del cloroisocianutato. La desventaja es que al añadir cloro, éste reacciona con la materia orgánica del agua creando una serie de compuestos derivados del cloro que resultan molestos y malolientes. Entre ellos, los peores son los trihalometanos, de carácter cancerígeno para la salud humana, ya que pueden causar cáncer de colon y vejiga y daños en el riñón y en el hígado. También pueden formarse otros subproductos perjudiciales como compuestos orgánicos volátiles, cloritos, ácidos cloroacéticos o cloruro de cianógeno.

Actuación del cloro

En la primera fase todo el cloro añadido se combina con la materia orgánica, con un nivel de cloro residual cero. Posteriormente, el nivel de cloro residual aumenta, pero combinado en forma de cloraminas, que son productos desinfectan poco y causantes del olor desagradable para algunas personas, el llamado olor a piscina. Al añadir más cloro se destruyen las cloraminas, por lo que el cloro residual disminuye hasta llegar a un mínimo denominado punto de ruptura. A partir de ahi, todo el cloro añadido se usa en aumentar el cloro residual, formado ya como cloro libre y con mayor poder desinfectante que el combinado que crea las cloraminas. Es importante superar ese punto de ruptura para obtener cloro libre residual en la piscina y que el cloro combinado sea el mínimo posible.

Si se añade otro agente oxidante como el ozono antes del punto de ruptura, se eliminan los subproductos del cloro, trihalometanos, cloraminas... ya que el ozono no los forma. El ozono oxida toda la materia orgánica contenida en el agua por lo que la pequeña cantidad de cloro que se añada después se convierte en cloro libre residual dejando su propiedad desinfectante al agua.

Se debe tener en cuenta que los datos expuestos pueden variar del equipo usado, tamaño de la piscina... Se debe consultar con el fabricante para conocer el tratamiento más adecuado para cada piscina.

Empresas destacadas

¿Quieres anunciarte aquí?